Es su séptima temporada en MITOS, siempre al pie del cañón. Su serenidad, simpatía y saber hacer son sus señas de identidad. “Fue cocinera antes que fraile”, pasó por MITOS como alumna y ahora es una GRAN RECEPCIONISTA.